Uso de cookies

Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las "cookies". Sin embargo, puedes cambiar la configuración de "cookies" en cualquier momento. Accesibilidad.

EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA EN El CASTRO DE VILADONGA (CASTRO DE REI - LUGO). CAMPAÑA 2007

INFORME TÉCNICO

 

La excavación arqueológica de la campaña del 2007 contempló la excavación en área en dos zonas, por cuadros de 10x10 m, subdivididos en cuadrantes de 5x5 m conforme a la planimetría establecida para el Castro de Viladonga (plano de excavación):

A) Área 1: Superficie ubicada en el sector de la entrada: definición de los bastiones y acceso exterior.

En este proyecto, campaña del 2007, el objetivo en este sector fue ampliar la excavación del 2006 para definir el acceso desde la cota original, a partir del primer foso, para acceder sobre el empedrado original del castro, definiendo el acceso exterior, entre los bastiones de la muralla.

B) Área 2: Sector de la croa: definición de la continuación del camino de acceso desde la muralla a la croa y completar la excavación de la primera vivienda de la croa exhumada en la campaña del 2006.

En este proyecto, campaña del 2007, el objetivo por lo tanto es ampliare la excavación del 2006.

El plan y método de trabajo consiste pues en establecer unidades de excavación o sondeo que siguen la retícula planimétrica empleada en todo el yacimiento, coincidentes con los cuadros señalados más arriba para cada una de las áreas. Como es habitual en el yacimiento, y para facilitar el registro y el desarrollo de la excavación, estas unidades se subdividieron en cuadros de 5x5 m numerados del 1 al 4 siguiendo desde el N el sentido de las agujas del reloj.

Metodología de la actuación: La actuación fue realizada con medios manuales, retirándose la tierra desde la capa superficial siguiendo la orientación de las diferentes texturas y colores que pudiesen individualizar unidades estratigráficas, obteniendo una lectura previa de su disposición y correlación, al tiempo que un reconocimiento del estado de conservación de los restos arqueológicos que se detectaron.

El vaciado de tierras se realizó aplicando técnicas de documentación estratigráfica tridimensional. Se utilizó el sistema de registro basado en el concepto de unidad estratigráfica, diferenciándolas y señalando sus características y componentes. En cada uno de los sectores, las distintas unidades estratigráficas de origen sedimentario fueron descritas bajo el nombre de capa y numeradas ordenadamente según el momento de su detección, siendo relacionadas en niveles, que intentan delimitar las diferentes unidades cronológicas de formación del subsuelo antrópico, diferenciándose, en todo caso, de los horizontes, de origen natural. Las unidades estratigráficas inmuebles son conocidas como estructuras e igualmente numeradas en orden de detección.

El registro de las unidades estratigráficas se realizó con la toma datos precisos para la identificación de las estructuras y materiales aparecidos, anotando estos en las fichas y diario de excavación en base a su unidad de trabajo y capa estratigráfica. En el caso de elementos arqueológicos de mayor interés y singularidad, útiles para la caracterización y definición de la intervención y del propio yacimiento, se hizo un registro individualizado con coordenadas tridimensionales.

Para la toma de datos en el curso de la excavación, fueron señaladas en el terreno dos estaciones, una por sector, desde las que se realizaron las mediciones altimétricas relativas consideradas necesarias para el registro de las unidades estratigráficas y materiales, medidas que serán posteriormente corregidas y trasladadas a valores absolutos en relación a los datos topográficos comprobados en esta campaña.

El material recuperado es inventariado, siglándose para su individualización e inventario, contextualizándolo y clasificándolo por unidades y niveles, llevando cada pieza la sigla correspondiente a la campaña: VDO7-nº de orden(sucesivo del 1 hasta el final) e indicando con VDO7-1/1,2,3. el número de fragmentos cuando la pieza se pegue o recomponga.

La intervención arqueológica, campaña de excavación del año 2007, aunque tengamos que esperar al final del estudio de los elementos exhumados para su interpretación y evaluación, podemos calificarla como positiva en lo que respecta a sus resultados científicos y patrimoniales. Como ampliación de las áreas abiertas en la última campaña del año 2006, permite profundizar en el conocimiento de los dos sectores del castro en donde se ha venido investigando en estos años: en la croa, y en la entrada este al interior del recinto, la entrada principal, a través del fuerte sistema defensivo aquí existente.

En el sector de la entrada al interior de la croa, se descubrió definitivamente a continuación del camino de entrada hacia la ronda sur de la muralla, con su enlosado original, el camino flanqueado a la izquierda por un nuevo barrio de la croa, excavándose enteramente una estructura habitacional y exhumándose parcialmente una habitación adosada a la misma, que se unirá al paramento interno de la muralla sur, siguiendo la tipología urbana de la zona noroeste de la croa. En su interior se recogió un interesante conjunto de materiales, entre los que cabe destacar un tesorillo compuesto por 338 numismas de bronce, la mayoria folles y semis, además de fragmentos de terra sigillata y cerámica fina, cerámica común y cerámica castreña, vidrios, hierros, etc. La riqueza cuantitativa y cualitativa de los restos materiales asociados a esta construcción, junto con lo particular de su ubicación, a poca distancia del arco sur de la muralla hacia la cual se dirige un ramal del camino de acceso flanqueando la plataforma inferior de la estructura, además de la continuación de estructuras de este barrio, hacen pensar en el alto interés de la continuación de la excavación de esta zona, el fin de conseguir un mejor conocimiento de la configuración urbanística del castro en este sector de la entrada y los caminos de tránsito interior que a partir de él se crean. Varias son las consideraciones a hacer respecto de este sector, consideraciones que seguen la línea apuntada en el informe del año anterior:

1- La excavación de la Estructura 1 de este sector de la entrada permitió reconocer completamente una nueva unidad habitacional del yacimiento, de planta rectangular con esquinas redondeadas, tipología común del mundo galaico-romano, en el que se encuadra, además, por la adscripción cultural de los restos muebles con ella directamente relacionados. Adosada, imbricados los muros, sale una nueva unidad habitacional, Estructura 2, en dirección al paramento interno de la muralla sur; fue excavada parcialmente, siendo imposible continuar en profundidad, si no se continúa la excavación en área.

2- A Estructura 1, sigue cimentándose en una plataforma o terraza que se eleva sobre el camino que flanquea y constatamos en esta campaña que continúa en dirección a la ronda sur de la muralla como parece señalar la fila de bloques de cuarzo blancos que sirve de delimitación a dicha plataforma, igual solución vista en otros puntos del yacimiento, trazando, quizá, un “camino de ronda”; hay que suponer a esta plataforma, en primer lugar, una función niveladora del terreno, aunque también habría podido jugar un papel aislante respecto a las humedades del mismo y de los lechos que suponen los caminos. Esta solución está muy presente en todo el interior del yacimiento, semejando ser una forma de optimizar el espacio constructivo en relación a las vías interiores de deambulación, lo que debe responder a su planificación urbana.

3- Fue importante la excavación completa de la unidad habitacional situada en 13-Ñ/2, parcialmente excavada en anteriores campañas, porque la exhumación del vestíbulo permite apreciar la planta completa, al tiempo que define por el oeste el camino o ronda sur de la muralla, que discurre entre esta vivienda y la Estructura 1, recuperada completamente en la actual campaña de excavación.

En el sector del acceso este al yacimiento se partió de la existencia de una entrada al castro confirmada en la campaña de 2003, continuada en el 2006, cuando se exhumó la totalidad de la anchura de la misma, lo que permitió documentar un corredor arquitectónico monumental que supera los 15 m de longitud, con una anchura variable entre los 3,20 m en su extremo oeste y los 2,80 m en el este; en el inicio de este corredor se recuperaron las marcas, en formas de rozas verticales en los paramentos de las murallas, que señalan la posición de la puerta interior que cerraba el paso al recinto. Por lo tanto se pudieron documentar los muros laterales que crean el corredor de entrada a la muralla, que son de una gran monumentalidad, con el uso en su aparejo de mampuesto de piedras de un gran tamaño y volumen que les prestaba gran solidez defensiva. Estas piedras se alternaban con otras de menores dimensiones, a fin de optimizar los recursos disponibles. Estos muros, en la superficie abierta en la campaña del 2006, fueron exhumados en mal estado de conservación, apareciendo derribados a muy poca altura de la rasante del camino que flanquean, conservando únicamente dos o tres hiladas “in situ”; esta mala conservación iba a peor conforme se avanzaba hacia el exterior del yacimiento, pero la campaña siguiente de consolidación permitió su recuperación patrimonial.

En la actual campaña se comprueba que continúan los batientes derecho e izquierdo de la muralla (paramentos norte y sur de los muros que flanquean el acceso a la croa). Los paramentos ahora descubiertos cruzan toda el área de excavación; el largo total excavado del batiente derecho (paramento N) es de 9,45 m y el del batiente izquierdo (paramento S) es de 8,75 m; se sitúan en dirección NO-SE y están constituidos por un mampuesto, cachotería irregular de losas de esquisto de grande y mediano tamaño, con un máximo de 8 hiladas conservadas en alzado y 2 en planta.

La utilización de grandes losas hace que el muro llegue a alcanzar en zonas hasta 0,60 m de ancho.

Sobre la parte superior de la muralla se documentó un potente nivel de derrumbamiento y escombro que hubo que rebajar en talud superando los límites de la unidad de excavación por motivos de seguridad. Asimismo, se dejó totalmente a la vista el ancho de la fábrica del muro para su futura consolidación.

A 2,07 m del inicio de la cata el paramento de la muralla presenta un retranqueo hacia el interior del camino de acceso, reduciendo el paso; el retranqueo es de 0.35 m.

Justo antes del retranqueo e imbricada en el paramento de la muralla, se exhuma una losa de esquisto en posición horizontal, colocada sobre el adoquinado del acceso; las dimensiones de esta piedra, de forma irregular, que forma parte del umbral de una nueva puerta de acceso, son 0,75 m de largo, 0,55/0,65 m de ancho y 0,15 m de grosor. Alineada con esta losa, a 1,39 m del paramento de la muralla, se localiza una pieza lítica de granito, in situ también, de forma circular, con rebaje longitudinal central; la pieza mide 0,36/0,40 m de diámetro y 0,17 m de grosor, y desde las caras exteriores y hacia el centro va ganando altura, adoptando una forma troncocónica; en esta elevación de la pieza está el rebaje en dirección N-S, de 0,25 m de largo, 0,06 m de ancho y 0,04 m de profundidad.

En la misma línea que esta pieza lítica y la losa, hacia el sur del sondeo y también imbricada en el paramento sur de la muralla, se exhuma otra losa de esquisto; esta pieza, en posición horizontal, cuadrangular, mide 0,49 m de largo, 0,38 m de ancho, y 0,14 m de grosor.

Los elementos descritos nos sitúan ante la base de los batientes de una nueva puerta de dos hojas.

La distancia entre la puerta interior, excavada en la campaña del 2006 y la puerta exterior, excavada en la actual campaña, es de 2,70 m. El ancho del camino en la zona que coincide con la puerta interior es de 3,53 m y en la zona que coincide con la puerta exterior es de 3,10 m.

El ancho del camino entre el paramento de los batientes, en el inicio de la excavación es de 3,10. En la zona del retranqueo es de 2,69 m y a continuación de este es de 2,56 m.

Este sector investigado en la campaña de excavación del año 2007, representa el sector exterior a la muralla principal, sobreponiéndose al primer foso y parapeto. Las unidades de excavación se emplazaron en la línea que prolonga la entrada al yacimiento, a fin de comprobar como se salvaba el paso del foso y si el camino, con estructura artificial y presentando una importante pendiente de acceso, se prolongaba más allá de este, constatándose efectivamente que se prolonga posiblemente hasta la terraza donde se construyó el museo, flanqueado y defendido por los batientes izquierdo y derecho de la muralla y por dos puertas que cerraban el acceso al recinto habitacional.

Se descubrió por lo tanto a lo largo de la unidad excavada el camino empedrado que daba acceso al interior de la croa, alternando en su estructura piedras de mediano y gran tamaño de esquisto, pero también con presencia de algún cuarzo. El camino combina con las piedras, que conservan la horizontalidad, un piso de tierra de color marrón oscuro muy compactado, con fragmentos de esquisto degradado. Este camino, el original de acceso al castro, continúa por lo tanto en dirección a las terrazas exteriores a los elementos defensivos.

Constatamos, una vez más, como en toda actuación arqueológica que aborda solucionar interrogantes son los interrogantes los que terminan imponiéndose y que únicamente posteriores campañas de excavación serán quien de resolver. Concretamente, en lo que se refiere a esta campaña, a nivel de investigación, se confirma la necesidad de excavar en área el sector de la croa en que se está trabajando para definir completamente el nuevo barrio parcialmente excavado, así como la ronda sur de la muralla; a nivel patrimonial, se ve la necesidad de buscar una solución para que se pueda mostrar el acceso original, con el empedrado y los elementos de las puertas exterior e interior, sin dañar las estructuras arqueológicas.

 


Artículo de

Autor
Emilio Ramil González

Publicación original
Escavación arqueolóxica no Castro de Viladonga (Castro de Rei - Lugo). Campaña 2007.
Croa nº17, 2007, pp. 4-9

Traducción
María Luisa Fern&aacutendez Bal

Versión electrónica
Enrique Jorge Montenegro Rúa
http://www.aaviladonga.es/e-castrexo/es/mcroa1704.htm

Copyright © 2010 | Castro de Viladonga. Todos os dereitos reservados

Logo Castro